Fundación Cerros de Bogotá











Historia de los cerros


Alrededor de 50 millones de años atrás, los Cerros Orientales de Bogotá se alzaron para albergar en sus laderas incalculables especies de plantas, animales y las agrupaciones que conformaron. Mientras interactuaban con el agua, el sol, los minerales del suelo y otras maravillas abióticas generaron una variedad de ecosistemas que evolucionaron en el tiempo. Entre las escarpadas laderas y las tierras pantanosas se asentaron los primeros grupos seminómadas. A la llegada de los españoles, un grupo representativo de indígenas habitaba este altiplano rodeado de lagunas, venados, bosques de alisos y juncales. En las faldas del cerro Guadalupe se fundó Santa Fe, allí se ubicaba el poblado de Teusaquillo sitio en el que los Zipas ejecutaban sus rituales. Hacia 1520 la multiplicidad de ecosistemas de los cerros soportaron por primera vez su alteración y fragmentación resultado de la presión ejercida por el aumento de la población que demandaba materiales como madera, arcilla, arena, grava destinadas a la construcción.

Para 1933 se inaugura el Parque Nacional, el primer espacio público que articula los cerros a la estructura urbana. En 1944, diez años después, el Plan Soto Bateman incluye a los cerros como zona de reserva, consolidándose como la primera iniciativa para su conservación. En la actualidad, en los Cerros Orientales tienen lugar numerosos procesos de expansión urbana, existen lugares en los que la población se encuentra ubicada a una altitud entre los 2.900 y 3.200 msnm, otros donde quedan pocos metros para fusionarse las canteras con los tugurios. Estas problemáticas se suman a los procesos de paramización, invasión de especies introducidas, quemas, que generan cada vez más mayor presión a la Reserva Forestal de los Cerros Orientales atentando contra el mantenimiento de diferentes bienes y servicios ambientales que le prestan a la ciudad. Ponemos a su disposición una documentación esperamos los lleve a profundizar más sobre la historia natural, social y jurídica detrás de la imponencia de los Cerros Orientales.








Cronología Jurídica


Mediante Resolución 0076 del 31 de marzo de 1977 – “Por la cual se aprueba un Acuerdo de la junta directiva del Instituto Nacional de los Recursos Naturales Renovables y del Ambiente INDERENA-” –, se aprobó el Acuerdo 30 de 1976 de la Junta Directiva del Instituto Nacional de los Recursos Naturales Renovables y del Ambiente INDERENA que a su vez, declaró y alindó como área de reserva forestal protectora a la zona denominada “Bosque Oriental de Bogotá”, ubicada en jurisdicción del Distrito Especial de Bogotá.











Cronología Histórica


A continuación se hará referencia a una cronología sobre el proceso de transformación antrópica del paisaje que ha tenido lugar en los cerros. Esto dado que lo que hoy observamos en el pie de ladera ha sido consecuencia principalmente del crecimiento de la ciudad. Estos procesos han tenido un efecto directo sobre sus fuentes de agua y diversos ecosistemas.











Área de estudio












Marco Normativo


Gran parte de la legislación ambiental colombiana adolece de una prosa florida y de intenciones grandilocuentes pero sin precisiones técnicas e instrumentos que la hagan útil en su propósito normativo.











Historia cerros de Bogotá


Dicen por ahí, que al otro lado de la mar océano, la obertura fue más tenebrosa. Pero aquí, en un principio, todo era como dice la célebre cumbia: “playa, brisa y mar”; un brazo de mar conocido como el geosinclinal de Bolívar. De las playas bogotanas del Oligoceno, hace más de 40 millones de años, quedan grandes formaciones de rocas areniscas con huellas y fósiles de ostras y gusanos marinos, muchas de las cuales se convirtieron en canteras y “arena de peña” para la construcción de una ciudad “2600 metros más cerca de las estrellas”.